Libros bajo cero

Las bibliotecas tienen dos «enemigos» jurados, como son los hongos y varios tipos de «bichos», como coleópteros y carcoma. Ante una de esas plagas, la Biblioteca Beinecke de Libros Raros y Manuscritos de la Universidad de Yale decidió congelar sus libros a -36 grados centígrados