Un «fake» en el origen de Kristallnacht

La tristemente célebre Noche de los Cristales Rotos, un progromo se mire por donde se lo mire, estuvo originado por un «fake», el asesinato de un funcionario de la embajada alemana en París, sin ningún trasfondo político a manos de un adolescente judío de nombre Herschel Grynszpan. El crimen justificó el asesinato de seis millones de judíos