Pleito literario

El legado literario de Roberto Bolaño sigue haciendo correr ríos de tinta, también en los juzgados. Ahora, la viuda de Bolaño ha demandado al que fuera editor de mesa de las obras de su marido, Ignacio Echeverría. Como testigos de excepción Jorge Herralde y Andrew Wilye, conocido por su seudónimo de «el chacal»

En determinados momentos, sobre todo cuando hay dinero de por medio, la literatura deja de ser excelsa para bajar al barro, habitualmente con contenciosos legales de por medio, y con la intervención de abogado, procurador y juez.

Este es el caso de la viuda de Roberto Bolaño, que ha sentado en el banquillo al crítico literario Ignacio Echevarría, al cual exige en la demanda 150.000 euros por atentar contra el honor y la intimidad de su familia.

Un estrado lleno de figuras de la literatura

Carolina López, la vida del autor de Los detectives suicidas acusa a Echevarría, además de los cargos de los cuales ya hemos hablado, de extralimitarse en sus labores de editor, por lo que exige una compensación económica de 150.000 euros.

La fiscalía, después de haber conocido los hechos ha pedido el sobreseimiento de la causa y solicita la desestimación de los cargos, mientras que la abogada de López ha presentado como testigo al agente literario Andrew Wyle, conocido en los ambientes literarios por su apodo de «el chacal».

Por parte de la defensa de Echevarría se ha presentado el que fuera editor de Anagrama, Jorge Herralde, y el encuentro entre Wylie y Herralde fue sumamente afectuoso y a la pregunta de Herralde de qué hacía en este país, el neoyorquino le indicó que creía que había tomado el avión equivocado.

Un supuesto lío de faldas

El meollo de la cuestión, por el cual Carolina López ha presentado la demanda, nos retrotrae a una serie de artículos que Ignacio Echevarría publicó en el año 2016 en diversos medios de prensa.

En Bolaño borrado y en Desmentido de un presunto albacea, el crítico literario acusaba a López de querer borrar de la biografía del autor chileno la existencia de Carmen Pérez de Vega, la amante del autor de El Tercer Reich.

Además, la relación no fue esporádica, sino que Bolaño y Pérez de Vega estuvieron juntos durante al menos seis años, aunque en ningún momento el chileno disolvió legalmente su matrimonio.

Echevarría barrunta que la relación de amistad que mantenía con Pérez de Vega fue el detonante que provocó que le despidieran como «editor de mesa» de la obra de Roberto Bolaño.

Otra de las críticas al manejo del escritor chileno, que también está en la demanda, es que Echevarría dijo, a cualquiera que le quisiese escuchar, que se estaban publicando novelas inacabas de Bolaño como si no lo estuvieran.

Cambio de editorial

Uno de los elementos probatorios que la destitución de Echevarría tuvo que ver con haber aireado el romance entre Roberto Bolaño y Carmen Pérez de Vega, es que Jorge Herralde ha declarado que recibió dos visitas de la abogada de Carolina López.

En las dos reuniones, la representante legal de la viuda de Bolaño dejó entrever que, si el editor declaraba que Bolaño y Pérez de Vega no fueron amantes, la obra literaria del chileno podría seguir siendo publicada en Anagrama.

Al negarse a ratificar el poseedor de la Creu de Sant Jordi esa versión, la viuda de Roberto Bolaño decidió, a partir de ese momento, que la obra literaria de su finado marido sería publicada por Alfaguara.

En la declaración que realizó el agente literario neoyorquino, este afirmó que el paso de los derechos de publicación de Anagrama a Alfaguara tuvo simplemente una explicación económica, ya que la editorial del conglomerado PRISA pagaba más por los derechos de la obra.

Solo por cuestiones personales

Lo paradójico, a pesar de verse confrontados en el estrado, es que la relación profesional entre Jorge Herralde / Anagrama y «el chacal» es mejor que buena.

Andrew Wylie considera que Anagrama es una de las «joyas de la corona» del panorama editorial español, valorando especialmente la calidad de los textos literarios que publica, además de gozar de una independencia que no se deja influir por los «poderes fácticos».

Polémica por los últimos libros publicados

Una de las afirmaciones que estaban en solfa y que se pretendían dilucidar en el juicio es que se habían publicado novelas de Bolaño, sobre todo a partir del 2016, que no estaban terminadas.

Para probar el patchwork que son los últimos libros de Bolaño, la defensa presentó una edición de El espíritu de la ciencia-ficción, en la cual hay 20 páginas extraídas de una novela anterior, precisamente Los detectives suicidas.

Para desmontar la tesis de la acusación de que Echevarría comenzó a lanzar fango sobre los herederos de Bolaño una vez que dejó de lucrarse económicamente con la misma, el crítico y editor presentó una factura, por sus servicios profesionales, de 1.000 euros.

Por otro lado, la acusación también intentó demostrar en el juicio que Echevarría facilitó material literario del escritor chileno a terceros.

Faltan testigos

Tanto por parte de la defensa como de la acusación, no se presentaron todos los testigos que debían de participar en el juicio.

Uno de esos testigos, Jorge Herralde, que no eludió, como si hicieron López y su abogada, a los medios, indicó que después de medio siglo en el medio editorial y de haber editado aproximadamente 4.000 títulos, era el primer juicio al que tenía que acudir, y eso en calidad de testigo.

La acusación también había llamado al estrado a la directora literaria de Random House, Pilar Reyes, que eludió la obligación de declarar excusándose por la realización de un viaje de trabajo imposible de cancelar.

Por otro lado, también estaba llamado a prestar testimonio en el juicio Bruno Montané Krebs, un poeta que debía prestar declaración de parte de la defensa, justificando su no asistencia por motivos familiares que lo retienen en Chile.

Un largo periplo judicial

Este juicio se enmarca en la ofensiva judicial que la viuda de Roberto Bolaño inició en el año 2018 y que todavía continúa.

En noviembre de ese año Carolina López demandó a Carmen Pérez de Vega por presentarse como la pareja sentimental del autor La senda de los elefantes.

En aquella ocasión, la sentencia dejo demostrado que Bolaño y Pérez de Vega mantenían una relación sentimental, aunque condenó a esta última al pago de 35.000 euros por violación de la intimidad familiar.

Otro frente judicial de López es contra el libro Bolaño por sí mismo, en donde se puede encontrar un agradecimiento del editor del volumen, Andrés Braithwaite a Carmen Pérez Vega, a pesar de que no la cita por su nombre.

Fuente – LA VANGUARDIA / Roberto Bolaño en Wikipedia / Andrew Wylie en Wikipedia / Jorge Herralde en Wikipedia

Imagen – Secretaría de Cultura Ciudad de México / Ajuntament Barcelona / EL CULTURAL / Frodar / THE WYLIE AGENCY / Martin Weller / Gary Sauer – Thompson / Olivier

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .